Sigamos conectados en Redes Sociales

Economía

¿Por qué dolarizar la economía sale mal?

Publicado hace

|

A partir de las recomendaciones que llegaron desde el exterior volvió la palabra «dolarizar» y acá te contamos todo lo que implica el término en nuestra economía. 

La editorial de The Wall Street Journal lanzó la primera piedra y recomendó a Macri que como legado de su gobierno deje a nuestro país dolarizado, en lugar de continuar con los controles cambiarios que anuncios hace poco más de una semana. 

«Aquí hay una mejor idea: reemplazar el peso con el dólar estadounidense como moneda de curso legal de Argentina» recomienda la editorial del diario estadounidense. 

 Con conocimiento de la inconsticionalidad de esta política, aclara «la demanda de dólares sugiere que Macri tendría respaldo popular para adoptar el billete verde como moneda nacional» y adicionan «nuestras fuentes creen que Macri podría dolarizar con el respaldo de una mayoría en el Congreso».

Más allá de que si el gobierno tomará la recomendación debería conseguir, en tiempo récord, una mayoría que no tiene en ambas cámaras del Congreso en Filo.News hablamos con Joaquín Waldman, Economista (UBA) y analista de Ecolatina, para explicar sobre las implicancias de una medida así para nuestra economía.

La Convertibilidad y la misma piedra

Si bien nunca se ha dolarizado totalmente nuestra economía, la Ley de Convertibilidad va en el mismo sentido: fortalecer la moneda nacional a partir de la referencia directa con el dólar. Lo que implica la imposibilidad de que el Banco Central emita y tenga una política monetaria propia.

En este sentido, el especialista asegura «Dolarizar tiene un problema que ya vivimos con la convertibilidad: al no poder modificar el tipo de cambio, la economía no puede ajustarse a shocks internos o externos sin pasar por dolorosos períodos de desempleo y deflación».

En concreto, «hacia finales de los ’90 las devaluaciones de los países emergentes nos hicieron perder competitividad que no podíamos recuperar por la vía cambiaria. Lo mismo pasa con cambios fuertes en la productividad o en los precios de las cosas que comerciamos internacionalmente». Es decir, que deja completamente expuesta nuestra economía a los avatares externos.

El adiós a la política monetaria 

La falta de una moneda nacional propia «impide al Banco Central financiar déficits presupuestarios. Esto limita las posibilidades del Tesoro, que no podría gastar más de lo que recauda sin endeudarse con el mercado» expone el economista. Lo que se traduce en la pérdida de una herramienta de las finanzas públicas.

A la hora de proponer la dolarización como panacea vale la pena recordar cómo terminaron la Grecia euroízada y la Argentina de la Convertibilidad. Contra la indisciplina fiscal no hay régimen monetario que valga 1/2 pic.twitter.com/0QInNbWJci

— Gabriel Sánchez (@GabrielSnchez17) 8 de septiembre de 2019

 Al respecto, Waldman desarrolla que aunque en muchos discursos la imposibilidad de financiar el déficit parece como algo positivo «en ciertas condiciones la emisión puede ser beneficiosa sin causar problemas sobre la macro». Debemos sumar que, en paralelo, el Banco Central perdería su rol de prestamista de última instancia, no pudiendo dar liquidez al sistema bancario, ya que no emite la divisa norteamericana.

Menos ingresos públicos y una decisión estructural

El economista expone dos problemas adicionales de la dolarización. «En primer lugar, el Estado pierde una fuente genuina de financiamiento, el señoreaje puro (el interés que gana por emitir pesos a 0%).

Por último, aunque quizá lo más preocupante de su exposición, es que «una dolarización es irreversible». En este sentido, desarrolla que «a diferencia de la convertibilidad, que tenía una ‘cláusula de salida’, es difícil encontrar experiencias de países que hayan vuelto a tener moneda luego de una dolarización».

Por: Candelaria Botto

Comentar esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Economía

La inflación aceleró otra décima y marcó 2,8% en septiembre

El índice acumulado en lo que va del año ya es del 22,3 por ciento

Published

on

La inflación aceleró una décima en septiembre y trepó hasta el 2,8%, según informó este miércoles el Indec.

Los alimentos y bebidas alcohólicas avanzaron 3 por ciento desde agosto, y este incremento fue el de mayor incidencia en el nivel general y en todas las regiones del país.. La indumentaria y el calzado, en tanto, treparon 5,8% mensual, según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos. Mientras que los menores incrementos se produjeron en educación, con el 0,3%, y en comunicación con el 0,1 por ciento.

Dentro del rubro alimentos se destacaron las subas en frutas, verduras, tubérculos y legumbres y carnes y derivados, que fueron parcialmente compensadas con aumentos menores -e incluso algunas bajas- en productos lácteos, aceites, grasas y manteca, y bebidas no alcohólicas.

Los aumentos en prendas de vestir, frutas y verduras incidieron en el alza de la categoría Estacionales (7,9%) y en Bienes (3,6%). En tanto que el menor incremento de los servicios educativos, telefonía e Internet explicaron parcialmente que las subas en la categoría Regulados (1,9%) y en Servicios (1,1%) hayan sido más acotadas que el nivel general.

La mayoría de las consultoras había pronosticado que el índice inflacionario de septiembre se ubicaría cerca del 3 por ciento.

Las proyecciones privadas difundidas en los últimos días señalaban que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) elaborado por el Indec llegaría al 2,9%, aunque la consultora de Orlando Ferreres la había ubicado en 2,4 por ciento.

La inflación de agosto había sido del 2,7%, y sumada a la de septiembre el acumulado en lo que va del año es del 22,3%. Mientras que la variación interanual fue del 36,6 por ciento.

En cuanto al Relevamiento de Expectativas de Mercados (REM) del Banco Central, los especialistas y consultoras recortaron las proyecciones inflacionarias para este año hasta 36,9%, disminuyendo en 0,9 puntos los pronósticos realizados a fines de agosto.

Continuar Leyendo

Economía

Suben los precios del dólar oficial y del libre luego de las medidas económicas que anunció el gobierno nacional

Published

on

Es como resultado de los anuncios del Gobierno orientados a aumentar la liquidación de divisas de exportadores. El libre trepa $2 a $149

La cotización minorista del dólar que ofrecen bancos públicos y privados reaccionó rápido a las medidas oficiales comunicadas ayer y destinadas a las compras de dólar ahorro. Las entidades subieron el precio hasta $3, un 1,4% promedio más que ayer. El avance llevó al dólar “solidario» a los $ 133,65 en el Banco Nación, una de las cotizaciones más bajas del mercado y que opera como referencia para el resto. El dólar libre avanza $2 a $149.

La suba es resultado del cambio de estrategia del Banco Central en la rueda cambiaria de hoy. Tal como anticipó, la autoridad monetaria permitió un movimiento del 1% a la cotización mayorista a la que ofrece vender dólares de sus reservas para abastecer a una demanda por divisas que supera ampliamente a la oferta privada. En su primer movimiento del día, la mesa de operaciones de la entidad conducida por Miguel Pesce ofreció dólares a $ 76,95, 70 centavos por encima del valor al que lo hizo ayer.

Entre los minoristas, el Banco Galicia llevó de $81 a $83 su precio para la venta, lo que movió al costo luego de Impuesto PAIS y la retención del 35% a cuenta de Ganancias de $133,65 a $136,95. En el Santander, el dólar solidario saltó de $133,65 a $136,95, el el Hipotecario de $132,90 a $134,06, en el Banco Nación de $132,41 a $133,65 y en el BBVA de $133,63 a $134,04.

Se trata de una suba promedio de $1,88 entre los bancos relevados por Infobae, un avance del 1,41% respecto de ayer. En el mercado libre, mientras tanto, la cotización también reaccionó desde temprano con un avance de $2 para llevarlo al máximo histórico de $149 por unidad. También el contado con liquidación gana 1,68% para llegar $148,45 y el dólar MEP, que se opera en la Bolsa porteña,

El movimiento no sorprende al mercado, ya que fue anticipado informalmente por el Banco Central anoche mismo, luego de conocerse los cambios en la alícuotas de retenciones a las exportaciones de distintos sectores y una modificación en las políticas monetaria y cambiaria de la entidad.

Le vamos a dar cierta volatilidad al tipo de cambio, pero como va a tener un salto importante el día de hoy no queríamos que se interpretara como que a partir de ahora este es el nuevo paso devaluatorio hacia adelante (Pesce)

La entidad conducida por Pesce permitía a diario una suba de en torno a 7 centavos para la divisa mayorista, una estrategia predecible que movió al tipo de cambio cerca del 2,6% mensual durante la cuarentena. Para agregar imprevisibilidad, explicaron desde la calle Reconquista, ese enfoque se abandona desde hoy. Pero, para el primer día, no querían causar sobresaltos.

“Lo que le advertimos al mercado es que hasta ahora veníamos teniendo una devaluación constante, le advertimos que no va a ser así, le vamos a dar cierta volatilidad al tipo de cambio, pero como va a tener un salto importante el día de hoy no queríamos que se interpretara como que a partir de ahora este es el nuevo paso devaluatorio hacia adelante. Eso es lo que hemos hecho ayer para que no haya sorpresas, para que no haya sobresaltos”, anticipó Pesce esta mañana en declaraciones radiales.

Las posturas de venta de la autoridad monetaria son el mecanismo que controla los avances del dólar oficial. Dado que las reservas internacionales son la principal fuente de oferta en la plaza cambiaria, el precio al que las ofrece hace de techo diario para las subas.

La oferta privada de divisas -casi exclusivamente exportadores que tienen que cumplir con plazos obligatorios para liquidar sus ventas al exterior- utiliza el precio ofrecido por el BCRA como el máximo al que pueden cambiar sus dólares. No es que no les gustaría recibir más pesos por cada dólar, dado que las cotizaciones alternativas se mueven bien por encima de los $140 por unidad. Pero dado que el Central no pide más que ese valor y se muestra dispuesto a sacrificar reservas, no tiene sentido esperar que los compradores paguen más que ese valor.

Desde que empezó el aislamiento social, preventivo y obligatorio, el Central lleva vendidos USD 3.750 millones de sus reservas como resultado de esta estrategia.

Fuente: Infobae

Continuar Leyendo

Economía

El Gobierno anuncia medidas para que el campo liquide sus dólares y se fortalezcan las reservas del Banco Central

Published

on

Bajarán las retenciones a la soja y eliminarán las de la carne. Además, subirán las tasas de interés para que los exportadores vendan sus divisas.

Preocupado por la caída en las reservas del Banco Central de la República Argentina (BCRA), el gobierno de Alberto Fernández anunciará este jueves un paquete de medidas para lograr que el campo y los exportadores liquiden sus dólares y de esta forma incrementar la libre disponibilidad de la entidad madre.

Para lograr que los productores agropecuarios liquiden sus divisas, se oficializará una baja por tres meses de las retenciones a la soja (la reducción sería de 3 puntos) y la eliminación de este impuesto para la carne.

A su vez, el BCRA dispondrá de un aumento en las tasas de interés para beneficiar a los exportadores. El objetivo es que vendan sus dólares y que esos pesos tengan una retribución con una tasa atractiva.

El anuncio se produce el mismo día en que se renueva el cupo de U$S200 para ahorro. Los que estén habilitados para adquirir la moneda internacional deberán pagar un recargo del 35%, que se sumará al impuesto PAIS, lo que lleva a la divisa extranjera por encima de los $130.

El equipo económico de Alberto Fernández discutió estas medidas durante toda la semana. Fueron protagonistas el ministro de Economía Martín Guzmán; su par de Producción, Matías Kulfas; el titular del BCRA Miguel Pesce y Cecilia Todesca, vicejefa de Gabinete de la Nación.

El Gobierno anunciará que las medidas se tomaron sin acuerdo con el sector agropecuario, pero lo cierto es que fue motivo de negociación durante varios días. Hasta el martes las conversaciones fluyeron, pero luego el diálogo se cortó. Creen que Cristina Kirchner intervino para que no se negocie más.

De acuerdo con las cifras que se manejan en Hacienda, según cálculos del Ministerio de Agricultura, la cosecha retenida de soja por parte de los productores equivale a unos U$S7000 millones y, si el Gobierno lograra que se liquiden en octubre, podría duplicar las reservas de libre disponibilidad del Banco Central de la República Argentina (BCRA).

Las expectativas del equipo del ministro de Economía, Martín Guzmán, son que ante la necesidad de fondearse para la próxima cosecha, los productores agropecuarios se vean tentados de liquidar divisas siempre que paguen menos retenciones.

Fuente: TN

Continuar Leyendo

Tendencias