Sigamos conectados en Redes Sociales

Economía

¿Por qué dolarizar la economía sale mal?

Publicado hace

|

A partir de las recomendaciones que llegaron desde el exterior volvió la palabra «dolarizar» y acá te contamos todo lo que implica el término en nuestra economía. 

La editorial de The Wall Street Journal lanzó la primera piedra y recomendó a Macri que como legado de su gobierno deje a nuestro país dolarizado, en lugar de continuar con los controles cambiarios que anuncios hace poco más de una semana. 

«Aquí hay una mejor idea: reemplazar el peso con el dólar estadounidense como moneda de curso legal de Argentina» recomienda la editorial del diario estadounidense. 

 Con conocimiento de la inconsticionalidad de esta política, aclara «la demanda de dólares sugiere que Macri tendría respaldo popular para adoptar el billete verde como moneda nacional» y adicionan «nuestras fuentes creen que Macri podría dolarizar con el respaldo de una mayoría en el Congreso».

Más allá de que si el gobierno tomará la recomendación debería conseguir, en tiempo récord, una mayoría que no tiene en ambas cámaras del Congreso en Filo.News hablamos con Joaquín Waldman, Economista (UBA) y analista de Ecolatina, para explicar sobre las implicancias de una medida así para nuestra economía.

La Convertibilidad y la misma piedra

Si bien nunca se ha dolarizado totalmente nuestra economía, la Ley de Convertibilidad va en el mismo sentido: fortalecer la moneda nacional a partir de la referencia directa con el dólar. Lo que implica la imposibilidad de que el Banco Central emita y tenga una política monetaria propia.

En este sentido, el especialista asegura «Dolarizar tiene un problema que ya vivimos con la convertibilidad: al no poder modificar el tipo de cambio, la economía no puede ajustarse a shocks internos o externos sin pasar por dolorosos períodos de desempleo y deflación».

En concreto, «hacia finales de los ’90 las devaluaciones de los países emergentes nos hicieron perder competitividad que no podíamos recuperar por la vía cambiaria. Lo mismo pasa con cambios fuertes en la productividad o en los precios de las cosas que comerciamos internacionalmente». Es decir, que deja completamente expuesta nuestra economía a los avatares externos.

El adiós a la política monetaria 

La falta de una moneda nacional propia «impide al Banco Central financiar déficits presupuestarios. Esto limita las posibilidades del Tesoro, que no podría gastar más de lo que recauda sin endeudarse con el mercado» expone el economista. Lo que se traduce en la pérdida de una herramienta de las finanzas públicas.

A la hora de proponer la dolarización como panacea vale la pena recordar cómo terminaron la Grecia euroízada y la Argentina de la Convertibilidad. Contra la indisciplina fiscal no hay régimen monetario que valga 1/2 pic.twitter.com/0QInNbWJci

— Gabriel Sánchez (@GabrielSnchez17) 8 de septiembre de 2019

 Al respecto, Waldman desarrolla que aunque en muchos discursos la imposibilidad de financiar el déficit parece como algo positivo «en ciertas condiciones la emisión puede ser beneficiosa sin causar problemas sobre la macro». Debemos sumar que, en paralelo, el Banco Central perdería su rol de prestamista de última instancia, no pudiendo dar liquidez al sistema bancario, ya que no emite la divisa norteamericana.

Menos ingresos públicos y una decisión estructural

El economista expone dos problemas adicionales de la dolarización. «En primer lugar, el Estado pierde una fuente genuina de financiamiento, el señoreaje puro (el interés que gana por emitir pesos a 0%).

Por último, aunque quizá lo más preocupante de su exposición, es que «una dolarización es irreversible». En este sentido, desarrolla que «a diferencia de la convertibilidad, que tenía una ‘cláusula de salida’, es difícil encontrar experiencias de países que hayan vuelto a tener moneda luego de una dolarización».

Por: Candelaria Botto

Comentar esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Economía

La EPE podría aumentar la tarifa en el servicio de energía eléctrica

Desde la empresa provincial de Energía se está analizando realizar un ajuste luego de que en el 2020 hubo un congelamiento en el cuadro tarifario.

Published

on

En diálogo con SOL 91.5, el presidente del directorio de la EPE, Mauricio Caussi, explicó: “Queremos llevar adelante la prestación del servicio de la mejor manera posible”. Y agregó: “En este verano que es inédito estamos registrando en los últimos días de diciembre y primeros días de enero un incremento en la demanda de energía respecto del año pasado de un 10%”

Luego, indicó: “Los números de la empresa se van complicando cada vez más. Las tarifas en Santa Fe han tenido un congelamiento absoluto durante todo el año 2020, lo que significó con esfuerzo importante”.

“Y si lo comparamos con la evolución de insumos y equipamientos para la empresa. Estamos hablando de incrementos que van del 50 al 100%”, sostuvo.

Además, remarcó: “Uno analiza los números que tenemos en Santa Fe y lo comparamos con provincias vecinas, como Entre Ríos, Córdoba y el norte de la provincia de Buenos Aires y según el segmento estamos con una tarifa por debajo del 10% y en algunos segmentos la diferencia tarifaria de menor costo llega a un 75%”.

“Esto nos obliga a observar con mayor agudeza la evolución de los números de la empresa. Estamos muy alineados con el gobierno Nacional, estamos haciendo gestiones importantes con Cammesa para renegociar esa deuda que la empresa tiene y que en parte se ha generado por esta decisión que hemos tomado con el gobernador de sostener las tarifas congeladas”, detalló Caussi.

¿Puede haber un aumento?

“Ojalá tuviésemos todas las herramientas para evitar esto, pero nos obliga a observar la evolución con mayor agudeza, evidentemente en algún momento del año tendremos alguna decisión en este sentido”.

“El gobernador y su equipo de trabajo tiene claro que así como sostuvimos el congelamiento durante el año 2020, cualquier ajuste va a seguir manteniendo como criterio principal esto. Estamos trabajando técnicamente para acompañar e incluir algún esquema innovador de segmentación de tarifas”.

Fuente: FM Sol 91.5

Continuar Leyendo

Economía

El Gobierno negocia precios de “cortes parrilleros” con los frigoríficos para las fiestas de fin de año

Es por la aceleración de la inflación, que en noviembre habría rondado el 3%, y luego de que la carne sufriera un aumento del 3,5% durante la última semana del penúltimo mes del año. La secretaria de Comercio Interior gestiona un acuerdo a mediano plazo.

Published

on

Ante la aceleración de la inflación y el incremento en el valor de la carne, el Gobierno trabaja en acuerdos de precios con cámaras frigoríficas por “cortes parrilleros” de cara a las fiestas de fin de año.

Así lo indicó la secretaria de Comercio Interior, Paula Español, quien aseguró que su gestión también negocia “un acuerdo de precios más estructural y a mediano plazo” en un contexto en el que “siempre hay algunos cortes que participan de Precios Cuidados”.

Según estimaciones de la consultora LCG, la carne en la última semana de noviembre registró un incremento de 3,5% y puso más presión al Índice de Precios al Consumidor.

Frente al incremento de la demanda de cara a fin de año, la funcionaria aseguró estar “trabajando” con las cámaras frigoríficas para “cortes navideños”.

Remarcó así que busca “una oferta que tenga en cuenta las fiestas con cortes parrilleros” en un momento en el que hay “más presión” por factores estacionales.

“Recordemos que la producción primaria y el abastecimiento no sólo depende de la iniciativa del Ministerio de Desarrollo Productivo, sino también de otros ministerios que se ven involucrados”, aclaró Español.

Al ser consultada sobre la aceleración de la inflación a nivel general, la titular de la Secretaría de Comercio Interior puntualizó: “Nos preocupa y ocupa”.

En declaraciones radiales, también se refirió al congelamiento de precios dispuesto al llegar la pandemia y subrayó: “Lo que se debe tener en cuenta cuando se piensa en el descongelamiento es que fue una medida excepcional por una situación excepcional”.

La funcionaria nacional argumentó que “la situación está cambiando y siempre tuvimos presente que en algún momento íbamos a tener que generar un proceso de salida del congelamiento”.

Por último, Español resaltó que el Gobierno pretende “tener una canasta de Precios Cuidados absolutamente fortalecida y que se multiplique la cantidad de productos para que haya una representación mucho mayor en las góndolas”, así como también “más diversidad y marcas”.

Ya hay canasta navideña

Días atrás la Secretaría de Comercio Interior también anunció una canasta navideña integrada por cinco productos a un valor de 250 pesos, y el combo de sidra y pan dulce a $165, que ya están disponibles desde el jueves pasado en comercios de todo el país

La medida apunta a amortiguar el impacto de la inflación, que fue del 3,8% en octubre y habría rondado el 3% en noviembre.

El Gobierno busca atenuar la disparada de precios que siempre ocurre cuando llegan las fiestas en diciembre, y más en una economía inflacionaria como la argentina.

En las grandes cadenas de supermercados ya se comercializa a $250 el conjunto compuesto por sidra, pan dulce, budín, garrapiñada y turrón. La canasta debe estar accesible en las góndolas e identificada con la cartelería alusiva a las fiestas de fin de año.

A su vez, el combo de sidra y pan dulce que ya está disponible a 165 pesos en las sucursales de supermercados nacionales y de las cadenas regionales además se ofrece a $150 en los comercios mayoristas de todo el país.

Fuente: TN

Continuar Leyendo

Economía

Luego del recorte del IFE, el gobierno prepara medidas de ayuda social para contener los reclamos de fin de año

Del lado de la Anses, habrá bonos para 5.2 millones de beneficiarios de la Asignación por hijo y 1,7 millones de cajas navideñas. En diciembre se duplicará el valor de la Tarjeta Alimentar y Desarrollo Social busca ampliar el alcance del programa Potenciar Trabajo

Published

on

Tras la decisión de no pagar el IFE 4, como se hubiera llamado la cuarta entrega del “Ingreso Familiar de Emergencia”, el gobierno dará un bono de fin de año a beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y repartirá 1,7 millones de cajas navideñas a jubilados.

La suspensión del IFE, medida que fue confirmada por el ministro de Economía, Martín Guzmán, y la titular de la Anses, Fernanda Raverta, le permitirá al fisco ahorrar en diciembre unos $ 90.000 millones. Este recorte forma parte de un intento de consolidación fiscal del gobierno, debido a la necesidad de mejorar las cuentas y disminuir la expansión monetaria del Banco Central. Parte del dinero, sin embargo, se usará para entregar un bono de fin de año a 5,2 millones de niñas y niños que, a través de sus padres o madres, son beneficiarios de la AUH.

Si bien el monto no se ha oficializado aún, el bono sería de $ 8.000, señaló la agencia NA, y se acreditaría en las cuentas del programa antes de la Navidad, un período que suele ser socialmente conflictivo. Otra iniciativa de descompresión social son planes de apoyo para jóvenes que perdieron ingresos durante la pandemia.

Además, como ya se había adelantado, el gobierno oficializará que el 20% de la AUH, de $3.540 será liquidado a todos este año, sin exigir los certificados de cumplimiento en materia de educación y de salud, debido a la pandemia.

La eliminación del tope de 5 hijos por familia para el cobro de la AUH, que ya había adelantado el gobierno, significará incluir a más de 15 mil chicos que no tenían cobertura. Y además la ANSES distribuiría otras 1.700.000 canastas navideñas entre hogares que reciben la Asignación por Hijo.

La otra pata

La otra pata del esquema de ayuda social está vinculada con los jóvenes y quienes perdieron el empleo a raíz de la pandemia. Para quienes tienen entre 18 y 29 años y estén en “situación de vulnerabilidad” actuará el Programa Potenciar Joven. Los jóvenes que presenten proyectos tendrán una beca durante 12 meses de 8.500 pesos, con el fin de acompañar sus procesos de reinserción laboral, educativa o proyectos comunitarios en distintas comunidades del país, aunque cable aclarar que este programa se empezará a aplicar en 2021.

En el caso de los trabajadores que “tienen trabajo pero perdieron ingreso”, se desplegará el plan Potenciar Trabajo, con la entrega de $ 9.400. La persona tendrá que dar una contraprestación de 4 horas de trabajo. Al respecto, el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, dijo que su cartera impulsa la creación de 300 mil puestos de trabajo en sectores como alimentación, construcción, reciclado y tareas de cuidado, esquema que incluye la urbanización de 400 barrios populares por año y la creación de 800 Jardines de Infantes.

Además, debido al aumento del precio de alimentos, el Estado duplicará en diciembre el subsidio de la tarjeta Alimentar. Los padres con un niño menor de 6 años pasarán de recibir 4.000 pesos mensuales a 8.000. Y lo que tengan más de uno, pasarán de 6.000 pesos a 12.000, para comprar alimentos. Estas tarjetas se entregan a madres con hijos de hasta 6 años, a personas con discapacidad que reciben la AUH y a embarazadas a partir de tres meses que reciben la Asignación Universal por Embarazo (AUE). Cerca de 1.500.000 personas reciben esta tarjeta, que en el último mes del año representará unos $ 15.200 millones.

Ayer, en declaraciones radiales, el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, había justificado la eliminación del IFE. “Era una medida extraordinaria en medio de un parate extraordinario. No tiene sentido mantener el mismo grado de ayuda de cuando la economía estaba absolutamente parada la economía ahora que estamos en actividad plena”, afirmó, descartando además que se fueran a producir problemas a fin de año. “El estado siempre ha resuelto de algún modo las cosas de fin de año. Y así será otra vez; si hay alguna necesidad será resuelta por el gobierno”.

En tanto hoy el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, dijo que el estado no está “retirando” la ayuda social, sino que la está “modificando” y que el Presupuesto 2021 contempla “incrementos significativos en varios puntos de la política social”

“Hicimos un reacomodamiento en los programas de la pandemia. En abril habíamos implementado el IFE y el ATP. Fue un mes en el que la industria tuvo uno de los peores desempeños en décadas y, por ejemplo, no produjo ningún auto. Pero en septiembre la producción industrial creció un 3 % respecto del año pasado”, explicó Kulfas.

Fuente: Infobae

Continuar Leyendo

Tendencias