Sigamos conectados en Redes Sociales

Último momento

Otorgarían la libertad condicional al asesino del cabo Martinet

Este miércoles se hará la audiencia en Tribunales. En la sentencia el juez no contempló como agravante que haya asesinado a un policía. Podría quedar en libertad.

Published

on

El 6 de abril del 2013, en el corazón del barrio San Lorenzo, Pasaje Cervantes 3900, fue asesinado el oficial de policía Damián Martinet (26 años). El agente del orden estaba patrullando el barrio ante la denuncia de tiroteos cuando recibió un disparo mortal.

En un juicio abreviado, Leandro “Omar” Paredes reconoció ser la persona que efectuó el disparo (pero aclaró que no sabía que estaba baleando a un policía) y recibió una condena de 11 años de prisión efectiva, sin reincidencia (no podría salir en libertad a los 2/3 de la condena). El juez cambió la caratula y le quitó el agravante que significa asesinar a un policía.

Según la sentencia, que no dejó conforme a sus familiares que pedían perpetua, Paredes debía permanecer en prisión hasta 2024. Sin embargo, como no fue declarado reincidente, podría salir en libertad condicional al cumplirse dos tercios de su condena.
Dolor en la familia del cabo asesinado

Mañana miércoles, a las 10.30 se llevará adelante en Tribunales una audiencia para discutir la libertad condicional del lider de la Banda del Pasillo.

Soledad Martinet, hermana de Damián, dialogó con el móvil de LT10 y manifestó que de concederle al homicida la libertad condicional sería un acto de «total injusticia».

En ese sentido, remarcó: «La vida de mi hermano vale 7 años de prisión, tenemos mucha bronca. No pudimos decirle ni a mi papá de esta posibilidad por el efecto que tememos que le cause».

Además, Soledad mencionó que no está segura de asistir mañana a la audiencia, «para verlo libre al asesino de mi hermano prefiero no ir, es indignante», remarcó con dolor.

Ataque mortal

El cabo Damián Martinet tenía 28 años y llevaba casi una década vinculado a la fuerza. El último sábado se encontraba en cumplimiento del deber en la Subcomisaría 10ma., cuando lo mandaron a cubrir un conflicto familiar, en pasaje Cervantes al 3900, en el corazón del barrio San Lorenzo.

Eran las nueve de la noche cuando Martinet y su compañero ingresaron a la barriada. En el trayecto debieron interrumpir el recorrido; Martinet se bajó del patrullero para retirar una moto que estaba atravesada en el estrecho camino de tierra, pero no advirtió el peligro que lo acechaba en medio de la noche.

Un disparo a quemarropa impactó en la axila del uniformado y en su trayecto dañó de manera irreparable órganos vitales. El compañero corrió en su ayuda e irradió un pedido de apoyo desesperante, pero ya no quedaba mucho por hacer en favor de su camarada.

FUENTE: LT10

Click to comment

Deja tu comentario