Sigamos conectados en Redes Sociales

Redes Sociales

La odisea de Santi Maratea para entregar las ambulancias a la comunidad wichi en Salta

Aprovechó el fin de semana de Carnaval para hacer el viaje y llevó además donaciones de ropa y medicamentos. Sin embargo, se encontró con problemas en el camino.

Published

on

Santiago Maratea viajó a Salta para entregar las dos ambulancias que compró gracias a al dinero donado por sus seguidores, y que tienen como destinatarios a la comunidad wichi. Aprovechó el fin de semana largo para emprender la travesía y llevó además ropa, medicamentos y alimentos. Sin embargo no todo fue fácil dado que tuvo que sortear varios obstáculos para poder cumplir con su misión solidaria. Desde sus redes sociales relató lo que vivió.

Al igual que lo hizo cuando comenzó la campaña para recolectar el dinero para los vehículos, el influencer compartió en sus historias de Instagram la intimidad del viaje que tenía como destino final Embarcación, Salta. Al llegar, se reencontró con Omar Gutiérrez, el referente de la comunidad wichi con quien se comprometió a hacer la colecta.

Todo parecía ir bien hasta que comenzaron a darse algunas situaciones particulares: “Vino un grupo de veinte personas que Omar no conocía. Se acercaron y uno me dijo ‘somos del pueblo de Hickman y queremos hablar con vos’. Ahí me dijeron que querían contarme que necesitaban una ambulancia y un pozo de agua, que hicieron el reclamo pero que creen que yo los podía ayudar”.

En ese sentido el joven explicó que estas personas le trajeron documentos donde constataban sus reclamos y quedaron en contacto. “A los 5 minutos que se van ellos llegó la nueva comisión de Misión Chaqueña, porque un día antes hubo elecciones y yo llegué ese día, y me pidieron que les diga que iba a hacer con las camionetas, cuál era el plan. Ahí me enteré que había gente que no estaba contenta con que se le de la camioneta a Omar y la otra para la Fundación Pata Pila. Se empezó a juntar bastante gente y a pesar de todo pudimos hablar”.

En ese sentido completó: “Hablamos de cómo empezó el proyecto, les explicamos que la idea de la camioneta es que se use para la comunidad wichi, que son 5000 acá en Misión Chaqueña y obviamente va a haber representantes de las camionetas y uno es Omar, en quien yo confío y es mi amigo”.

Sin embargo, cuando todo parecía haberse aclarado, surgió otro problema: “De repente apareció una persona que respondía a un grupo político dentro de la comunidad y pidió la palabra y empezó a hablar en wichi y yo no entendía nada, pero Omar sí. Entonces él me dijo ‘está incitando a la violencia, es mejor que nos vayamos’”.

Acto seguido, cuando quisieron retirarse comenzó a llegar más gente y tuvieron que seguir dando explicaciones: “Terminó estando todo bien, aunque una persona de la comunidad me dijo ‘estamos en total desacuerdo con lo que estás haciendo pero muchas gracias”. Luego, apareció un policía porque hicieron un piquete en la ruta para no dejarlos pasar: “El agente me dijo que querían protegernos y que nos fuéramos con él, y fuimos”.

Si bien pudieron salir sin mayores problemas, cuando llegaron a Embarcación, un representante de la Fundación Pata Pila le comunicó a Maratea que se bajaba del proyecto: “Interpretaron que las cosas se hicieron mal y la comunidad iba a interpretar que ellos eran unos chorros que querían quedarse con una de las camionetas. Como ellos se bajaron ahora decidimos que las dos camionetas quedan a nombre de Omar y van a ser usadas a favor de la comunidad”.

Por último, y para llevar algo de tranquilidad, le dejó un mensaje a sus seguidores: “No tengan miedo de que le pase algo a Omar o a las camionetas porque la Policía se comprometió a darles protección. Todo terminó bien y las camionetas y las donaciones llegaron”.

Su llegada a Salta

Más allá del traspié que sufrió, Santiago se mostró muy feliz al reencontrarse con Gutiérrez, un miembro de esa comunidad de pueblos originarios del Norte argentino que conoció en 2019 y ofició de nexo para que la ayuda de la gente llegue a destino. “Vivimos muy lejos guacho”, le dijo el instagramer apenas lo vio, a lo que su amigo le respondió. “Estoy muy emocionado. Es el mejor regalo de San Valentín”.

Santiago consiguió el dinero para comprar las camionetas hace dos semanas, cuando le pidió a sus 675.000 seguidores de Instagram que colaboraran con solo $10 para una iniciativa solidaria. En 24 horas, recaudó una suma superior a la prevista.

Fuente: TN

Click to comment

Deja tu comentario