Sigamos conectados en Redes Sociales

Política

FMI: Alberto pedirá a Trump ayuda para acuerdo tipo 2003

Publicado hace

|

Se le pedirá al presidente de EE.UU., siguiendo su promesa, que presione al directorio del organismo para que se avale un plan de pagos, evitando el actual stand by y un facilidades extendidas.

Alberto Fernández y los futuros funcionarios que manejarán la renegociación de la deuda externa argentina ya saben que le pedirán a Donald Trump: que los ayude a que el directorio del Fondo Monetario Internacional (FMI) avale la propuesta que, una vez asumido el próximo Gobierno, se le hará formalmente al organismo financiero y que excluye tanto la continuidad del stand by vigente como la alternativa de un facilidades extendidas. Lo que Alberto Fernández tiene en mente es un acuerdo similar al que en 2003 Néstor Kirchner y las autoridades del FMI negociaron duramente a poco de acceder el nuevo Gobierno al poder, y que derivó en un plan de pagos, sin imposiciones ni condicionalidades de parte del organismo que en ese momento manejaba el alemán Horst Köhler.
La estrategia remozada desde el albertismo es repetir la experiencia, no sólo en las características económicas del acuerdo, sino en las circunstancias de su negociación; y repitiendo el mismo padrinazgo: el apoyo del presidente de los Estados Unidos ante el irreductible board del organismo. El propio Alberto Fernández recordaba que en aquel 2003, como jefe de Gabinete del primer kirchnerismo, fue testigo del encuentro de septiembre de ese año en Nueva York, entre Néstor Kirchner y George W. Bush. El presidente de los Estados Unidos visitó al argentino en el hotel donde se hospedaba, y le ofreció su ayuda para resolver los problemas de deuda que mostraba la Argentina de esos años, caída en 2001 en default y comenzando a abrir las ventanas para una negociación futura con privados y organismos financieros internacionales. En aquel día de 2003, Bush le abrió sus contactos a Kirchner, lo que luego derivó en una presión del secretario de Tesoro norteamericano, John Snow sobre Köhler, para que la propuesta de la argentina sea escuchada y, luego, aprobada. La firma del acuerdo se dio un mes después, el 20 de octubre, y se basó en un plan de pagos de 36 meses a cumplir entre 2004 y 2006.
Fernández busca ahora que la historia, en parte, se repita. El albertismo quiere tomarse de la frase que Trump le dejó vía telefónica al nuevo presidente el viernes de la semana pasada, cuando el jefe de Estado norteamericano le afirmó al argentino que “he instruido al FMI para trabajar con usted. No dude en llamarme”. Saben los futuros funcionarios que manejarán la negociación sobre la deuda, que Trump no tendría problemas en presionar al organismo para que este acepte términos exógenos a sus estatutos. De hecho, el presidente norteamericano lo hizo con Mauricio Macri en abril de este año, al aceptar el pedido del argentino para que el FMI acepte que se liberen fondos del préstamo del Fondo vigente para contener el dólar, algo que, por otro lado, en su momento Fernández criticó abiertamente. Pero ahora, con un nuevo escenario político, económico y financiero por delante, la idea de los asesores albertistas es aprovechar la promesa de Trump para que se presione para aprobar la propuesta de pagos que se le presentará al FMI. La oportunidad para hablar del tema de manera directa será cuando luego de la asunción del 10 de diciembre, Alberto Fernández viaje a Estados Unidos en su primera gira presidencial por ese país. Sólo resta la invitación formal de Trump para terminar de diseñar una gira que ya tiene, como adelantó este diario, dos paradas casi cerradas: Nueva York y Houston. El primer destino, para hablar con los acreedores privados. El segundo, para convencer a los petroleros de todo el mundo de las bondades de confiar en la futura propuesta para desarrollar el proyecto de Vaca Muerta.
Para el FMI, la intención de Fernández de negociar un plan de pagos por fuera de stand by vigente, y sin recurrir a la discusión de un facilidades extendidas, no es una novedad. Fue expuesta por el propio presidente electo cuando aún era candidato al director gerente para el Hemisferio Occidental, Alejandro Werner, el 27 de junio pasado. Ese día, luego de criticar abiertamente el permiso que el Fondo le había dado a Macri para que utilice parte de los dólares del FMI para contener (fallidamente) la escapada del dólar, el exjefe de Gabinete recordó su experiencia negociadora en 2003 con Horst Köhler, cuando el alemán vino personalmente a Buenos Aires a discutir con Néstor Kirchner, Alberto Fernández y el entonces ministro de Economía Roberto Lavagna las condiciones de un nuevo acuerdo para poner en caja el default generalizado de diciembre de 2001. Fernández recordó aquella tarde que como jefe de Gabinete le garantizó a Köhler que el Gobierno de Néstor Kirchner garantizaría cinco años de superávit fiscal, lo que luego se cumplió. Ese día le dejó además una frase al visitante: “Nuestro problema no es cumplir, lo que se lo garantizo con nuestra historia, sino que nos dejen cumplir”.
Se pasó luego a revisar los primeros movimientos en caso de vencer Fernández en las próximas elecciones. El candidato habló del “poco dinero” que quedará “en diciembre en las reservas”, y la necesidad de cumplir con los pagos comprometidos para 2020 “sin que ustedes nos presten más plata y sin la posibilidad de recurrir al mercado, y con gran parte del stand by utilizado para financiar corridas y un dólar electoral”. Mencionó que se recibirá el Gobierno “en recesión y sin crecimiento”, con lo que la prioridad “será cambiar esta tendencia” lo que “no se podrá cumplir con este plan”, pero que un eventual Gobierno bajo su mandato “está dispuesto a negociar un acuerdo sólido de largo plazo donde se respete el superávit fiscal y comercial y haya una actitud proactiva de los dos lados”. Luego de más de una hora de conversación, aquel encuentro con Werner terminó con una frase amistosa de parte del visitante: “Me voy mucho más tranquilo”.
Werner volverá en horas a reunirse con un alto representante del presidente electo. El viernes, en la universidad de Miami, el funcionario del FMI compartirá cartel en un seminario con Guillermo Nielsen. Probablemente, el futuro del acuerdo entre el organismo y la Argentina comience a tomar forma.
Comentar esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Política

Desembarco de Nación para controlar la criminalidad en Santa Fe

Será a través de una sede de la Unidad Ministerial en la ciudad de Rosario. Fue puesta en marcha este mediodía en nuestra capital por la ministra Sabrina Frederic y Omar Perotti.

Published

on

La ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Federic, visitó este martes la provincia y dejó inaugurada la Unidad Ministerial Rosario.

Desde la escalinata central de la Casa Gris en nuestra capital, la funcionaria indicó que el objetivo de dicha unidad es «fortalecer el componente operativo de las fuerzas federales» y su intervención «en materia de investigación criminal», en auxilio de la Justicia Federal.

A su turno, el gobernador Omar Perotti explicó que más allá de que la sede ministerial esté radicada en Rosario, tendrá a su cargo la coordinación de las tareas en esa ciudad y en todas las localidades donde hay presencia de dichas fuerzas: Santa Fe, Reconquista, Rafaela y Venado Tuerto.

En tanto, el ministro de Seguridad Marcelo Sain señaló que se trabajará en dos planos: con una mesa específica que abordará la problemática del narcotráfico, y en torno a la prevención de los delitos. Asimismo, valoró la inversión en tecnología que realizará la Nación, que permitirá la adquisición de elementos para videovigilancia, drones y cámaras, entre otros.

INCREMENTO
Consultada sobre la presencia de fuerzas federales en Santa Fe, Frederic aseguró que desde el inicio de su gestión se produjo un significativo aumento.

«Iincrementamos la cantidad de efectivos en la provincia en un 75 por ciento. Pasaron de 1.900 en enero a 3.400 ahora», garantizó la funcionaria nacional.

FUENTE: LT10

Continuar Leyendo

Política

Toma de tierras: Patricia Bullrich le pidió a Alberto Fernández un posicionamiento

La presidenta del PRO se refirió este domingo a las tomas de tierras y pidió que Alberto Fernández decida «de qué lado está» en la situación. «El Gobierno debe pronunciarse, decir de qué lado del mostrador está y afirmar: vamos a respetar la propiedad privada y la Constitución», sostuvo.

Published

on

La presidenta del PRO y exministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, reclamó que Alberto Fernández se pronuncie de manera clara sobre la postura ante las tomas de tierras que avanzan en el país. «El Gobierno debe decir de qué lado está», remarcó. Para la exfuncionaria, se cierra la posibilidad de un diálogo de Juntos por el Cambio con el Ejecutivo si desde el Gobierno se avala «la toma de los campos de Etchevehere o de terrenos en el Sur o si Kicillof cree que los countries son una usurpación».
Así lo sostuvo este domingo en una entrevista con CNN Radio. «El Gobierno debe pronunciarse, decir de qué lado del mostrador está y afirmar: vamos a respetar la propiedad privada y la Constitución». Si se cumple con eso, Bullrich aseguró que la coalición que integra y que hoy se presenta como principal fuerza opositora se sentará a dialogar con el oficialismo.

Al margen de ese reclamo, la exministra fue mucho más allá de la toma de tierras y se despachó sobre la cuarentena que se extendió por semanas más y sobre la difícil situación económica que vive el país. «Yo le diría: presidente, trabaje de presidente. Todos seguimos perdiendo cada semana. Ahora hay 15 días más de cuarentena, sin que le importen la vida y el trabajo. Lo volvió a decir de una manera terrible. Nos asusta lo que está sucediendo», sumó.

«Ahora hay 15 días más de cuarentena, sin que le importen la vida y el trabajo. Lo volvió a decir de una manera terrible. Nos asusta lo que está sucediendo», dijo Bullrich sobre el anuncio de Fernández.

Lo que la dirigente reclamó, específicamente, es que Alberto Fernández «se ponga al frente» del Gobierno y que «tenga un plan y dirija hacia una salida» para aliviar la situación del país. Bullrich pidió «respeto por la propiedad privada, a la que quieren destruir» y aludió a los «4 millones de desocupados» preguntándose «dónde van a ir a buscar trabajo». A la vez, dijo que se niega «a pensar que puede ser moderado quien está a favor de la cuarentena de ocho meses» en otra clara alusión al mandatario.

Con información de: Aire Digital

Continuar Leyendo

Política

Alberto Fernández anunciará la extensión de la cuarentena desde el interior del país

Con mayor tendencia a la “federalización” de los casos de coronavirus, el Presidente comunicará la nueva fase en Misiones. El aislamiento social regirá para las zonas con mayor crecimiento de contagios en las últimas semanas.

Published

on

El presidente Alberto Fernández anunciará este viernes desde Posadas, en la provincia de Misiones, una nueva extensión del aislamiento social preventivo y obligatorio, centrado en las zonas geográficas del país que mayor crecimiento de contagios de coronavirus registraron en los últimos días. Será la primera vez que el anuncio ser realiza fuera de Buenos Aires.

Santa Fe, Rosario, Córdoba, Gran Córdoba, Neuquén, Gran Neuquén, Mendoza y Río Negro serán algunas de las zonas donde el Gobierno nacional reforzará el aislamiento social y dejará bajo criterio de los gobernadores la forma de implementarlo. El objetivo del Presidente es dar a las provincias un marco legal para que, si deciden restringir actividades o apretar el famoso botón rojo, cuenten con el respaldo del Ejecutivo nacional para hacerlo.

Antes del anuncio, Fernández; su jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y el ministro de Salud, Ginés González García se reunieron de manera virtual con los gobernadores de las provincias más afectadas, que le pidieron colaboración para reforzar los testeos y aumentar las dotaciones del personal de la Salud para atender la emergencia sanitaria.

Del encuentro participaron los mandatarios de Córdoba, Juan Schiaretti; Santa Fe, Omar Perotti; Tucumán, Juan Manzur; Mendoza, Rodolfo Suárez; Neuquén, Omar Gutiérrez; Río Negro, Arabela Carreras; Chubut, Mariano Arcioni, y San Luis, Alberto Rodríguez Saá. Según las estimaciones del Gobierno, estas provincias concentran el 55% de los casos de todo el país.

Mientras que estas provincias no logran reducir la cantidad de contagiados diarios, la Ciudad y la provincia de Buenos Aires lograron amesetar la curva y negocian con el Gobierno nacional nuevas aperturas de actividades.

Horacio Rodríguez Larreta presentará una propuesta para habilitar los restaurantes y gimnasios que puedan garantizar una buena circulación de aire entre el interior y el exterior, ocupando solo el 25% de su capacidad, además de un cronograma para que todos los alumnos porteños tengan algún tipo de contacto con docentes y compañeros antes de que termine el ciclo escolar de este año. Se trabaja sobre un esquema para que no lo hagan todos juntos, si no por turnos, horarios y días.

Larreta realizará el anuncio este viernes por la tarde o el sábado a la mañana, a la espera -como es habitual- de que el Presidente dé a conocer antes los lineamientos generales de la nueva fase del aislamiento social.

Por su parte, el gobernador bonaerense Axel Kicillof reunió al Comité de Expertos e intendentes de la provincia para analizar la situación en los municipios y ratificó la apertura gradual de nuevas actividades, de forma escalonada durante noviembre, siempre que los casos continúen en descenso.

“Llevamos siete semanas seguidas de caída de los casos de contagio en el Gran Buenos Aires gracias a las conductas sociales y el cumplimiento de las decisiones gubernamentales”, destacó Kicillof y garantizó que seguirá trabajando “de forma coordinada con el Gobierno nacional y la Ciudad de Buenos Aires para sostener la apertura gradual de actividades”.

El gobernador bonaerense se reunió también con 13 intendentes de la Primera Sección y 13 de la Tercera, el territorio que comprende al Gran Buenos Aires, con quienes a-además de compartir un acto político- abordó la cuestión sanitaria en la provincia.

El anuncio de la extensión de la cuarentena formará parte de una serie de actividades que realizará el Presidente en las ciudades de Posadas y Capioví, y de esta manera cambiará la forma habitual en la que se venía realizando los anuncios de extensión de la cuarentena, y por primera vez trasladará el mensaje al interior el país.

Con información de: TN

Continuar Leyendo

Tendencias