Sigamos conectados en Redes Sociales

Política

FMI: Alberto pedirá a Trump ayuda para acuerdo tipo 2003

Publicado hace

|

Se le pedirá al presidente de EE.UU., siguiendo su promesa, que presione al directorio del organismo para que se avale un plan de pagos, evitando el actual stand by y un facilidades extendidas.

Alberto Fernández y los futuros funcionarios que manejarán la renegociación de la deuda externa argentina ya saben que le pedirán a Donald Trump: que los ayude a que el directorio del Fondo Monetario Internacional (FMI) avale la propuesta que, una vez asumido el próximo Gobierno, se le hará formalmente al organismo financiero y que excluye tanto la continuidad del stand by vigente como la alternativa de un facilidades extendidas. Lo que Alberto Fernández tiene en mente es un acuerdo similar al que en 2003 Néstor Kirchner y las autoridades del FMI negociaron duramente a poco de acceder el nuevo Gobierno al poder, y que derivó en un plan de pagos, sin imposiciones ni condicionalidades de parte del organismo que en ese momento manejaba el alemán Horst Köhler.
La estrategia remozada desde el albertismo es repetir la experiencia, no sólo en las características económicas del acuerdo, sino en las circunstancias de su negociación; y repitiendo el mismo padrinazgo: el apoyo del presidente de los Estados Unidos ante el irreductible board del organismo. El propio Alberto Fernández recordaba que en aquel 2003, como jefe de Gabinete del primer kirchnerismo, fue testigo del encuentro de septiembre de ese año en Nueva York, entre Néstor Kirchner y George W. Bush. El presidente de los Estados Unidos visitó al argentino en el hotel donde se hospedaba, y le ofreció su ayuda para resolver los problemas de deuda que mostraba la Argentina de esos años, caída en 2001 en default y comenzando a abrir las ventanas para una negociación futura con privados y organismos financieros internacionales. En aquel día de 2003, Bush le abrió sus contactos a Kirchner, lo que luego derivó en una presión del secretario de Tesoro norteamericano, John Snow sobre Köhler, para que la propuesta de la argentina sea escuchada y, luego, aprobada. La firma del acuerdo se dio un mes después, el 20 de octubre, y se basó en un plan de pagos de 36 meses a cumplir entre 2004 y 2006.
Fernández busca ahora que la historia, en parte, se repita. El albertismo quiere tomarse de la frase que Trump le dejó vía telefónica al nuevo presidente el viernes de la semana pasada, cuando el jefe de Estado norteamericano le afirmó al argentino que “he instruido al FMI para trabajar con usted. No dude en llamarme”. Saben los futuros funcionarios que manejarán la negociación sobre la deuda, que Trump no tendría problemas en presionar al organismo para que este acepte términos exógenos a sus estatutos. De hecho, el presidente norteamericano lo hizo con Mauricio Macri en abril de este año, al aceptar el pedido del argentino para que el FMI acepte que se liberen fondos del préstamo del Fondo vigente para contener el dólar, algo que, por otro lado, en su momento Fernández criticó abiertamente. Pero ahora, con un nuevo escenario político, económico y financiero por delante, la idea de los asesores albertistas es aprovechar la promesa de Trump para que se presione para aprobar la propuesta de pagos que se le presentará al FMI. La oportunidad para hablar del tema de manera directa será cuando luego de la asunción del 10 de diciembre, Alberto Fernández viaje a Estados Unidos en su primera gira presidencial por ese país. Sólo resta la invitación formal de Trump para terminar de diseñar una gira que ya tiene, como adelantó este diario, dos paradas casi cerradas: Nueva York y Houston. El primer destino, para hablar con los acreedores privados. El segundo, para convencer a los petroleros de todo el mundo de las bondades de confiar en la futura propuesta para desarrollar el proyecto de Vaca Muerta.
Para el FMI, la intención de Fernández de negociar un plan de pagos por fuera de stand by vigente, y sin recurrir a la discusión de un facilidades extendidas, no es una novedad. Fue expuesta por el propio presidente electo cuando aún era candidato al director gerente para el Hemisferio Occidental, Alejandro Werner, el 27 de junio pasado. Ese día, luego de criticar abiertamente el permiso que el Fondo le había dado a Macri para que utilice parte de los dólares del FMI para contener (fallidamente) la escapada del dólar, el exjefe de Gabinete recordó su experiencia negociadora en 2003 con Horst Köhler, cuando el alemán vino personalmente a Buenos Aires a discutir con Néstor Kirchner, Alberto Fernández y el entonces ministro de Economía Roberto Lavagna las condiciones de un nuevo acuerdo para poner en caja el default generalizado de diciembre de 2001. Fernández recordó aquella tarde que como jefe de Gabinete le garantizó a Köhler que el Gobierno de Néstor Kirchner garantizaría cinco años de superávit fiscal, lo que luego se cumplió. Ese día le dejó además una frase al visitante: “Nuestro problema no es cumplir, lo que se lo garantizo con nuestra historia, sino que nos dejen cumplir”.
Se pasó luego a revisar los primeros movimientos en caso de vencer Fernández en las próximas elecciones. El candidato habló del “poco dinero” que quedará “en diciembre en las reservas”, y la necesidad de cumplir con los pagos comprometidos para 2020 “sin que ustedes nos presten más plata y sin la posibilidad de recurrir al mercado, y con gran parte del stand by utilizado para financiar corridas y un dólar electoral”. Mencionó que se recibirá el Gobierno “en recesión y sin crecimiento”, con lo que la prioridad “será cambiar esta tendencia” lo que “no se podrá cumplir con este plan”, pero que un eventual Gobierno bajo su mandato “está dispuesto a negociar un acuerdo sólido de largo plazo donde se respete el superávit fiscal y comercial y haya una actitud proactiva de los dos lados”. Luego de más de una hora de conversación, aquel encuentro con Werner terminó con una frase amistosa de parte del visitante: “Me voy mucho más tranquilo”.
Werner volverá en horas a reunirse con un alto representante del presidente electo. El viernes, en la universidad de Miami, el funcionario del FMI compartirá cartel en un seminario con Guillermo Nielsen. Probablemente, el futuro del acuerdo entre el organismo y la Argentina comience a tomar forma.
Comentar esta noticia

Deja un comentario

Política

Omar Perotti reglamentó la ley de paridad y fijó la fecha para las próximas elecciones en Santa Fe

Los comicios se harán en simultáneo con los nacionales y será con paridad en las listas, según los decretos rubricados por el gobernador este viernes.

Published

on

Santa Fe ya tiene fecha para las elecciones legislativas de este año y será con un hecho histórico para el movimiento de mujeres, ya que por primera vez habrá paridad en las listas de candidatos. Así quedó establecido a través de los decretos que firmó el gobernador Omar Perotti este viernes.
El decreto N° 0281, que lleva la firma del mandatario, convoca a elecciones Primarias, Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) en territorio provincial para el 8 de agosto de 2021, mientras que las generales se realizarán el 24 de octubre, en consonancia con los comicios nacionales. Santa Fe deberá renovar este año cuerpos legislativos municipales y comunales, y elegir presidentes comunales e intendentes, estos últimos en 14 ciudades. También elegirá diputados y senadores nacionales, en lo que representa una renovación parcial de bancas en el Congreso de la nación.

Además, este proceso electoral contará con un ingrediente largamente esperado por sectores que luchan por los derechos de las mujeres. La ley de paridad también fue reglamentada este viernes y, de esta manera, los partidos políticos y frentes electorales estarán obligados a presentar listas 50% mujeres y 50% varones. La ley N° 14.002 sancionada el año pasado por la Legislatura santafesina establece el principio de paridad de género en la composición e integración de los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial, partidos políticos, entes públicos o con participación estatal, y asociaciones, consejos y colegios profesionales.

Con la reglamentación de la normativa, las listas de precandidatos y candidatos a concejales y miembros de comisiones comunales deberán reflejar la paridad de género. En la misma sintonía, los postulantes en las Paso y las generales para ocupar bancas en el Congreso también respetarán la igualdad, en concordancia con la ley nacional N° 27.412.

Simultaneidad

La decisión de realizar las elecciones legislativas 2021 en forma simultánea con las nacionales había sido anticipada días pasados por el ministro de Gobierno, Roberto Sukerman, quien avanzó un poco más ante la posibilidad de que la Casa Rosada logre acordar con la oposición la suspensión de los comicios por un mes. El funcionario aclaró que, en caso de que Nación postergue la fecha de las Paso y las generales, Santa Fe hará lo mismo para mantenerse en la misma sintonía y evitar llevar tantas veces a las urnas a los ciudadanos.

Fuente: AIRE DIGITAL

Continuar Leyendo

Política

El Gobierno confirmó que empezará a trabajar en un proyecto de ley para posponer las PASO para el 12 de septiembre

Fue luego de la reunión con Juntos por el Cambio. Las generales serían el 14 de noviembre. “Wado” De Pedro afirmó que la iniciativa para suspender las Primarias “no estuvo en discusión”

Published

on

Luego de la reunión entre el oficialismo y la oposición, Sergio Massa y Eduardo “Wado” De Pedro confirmaron en conferencia de prensa que el Gobierno comenzará a trabajar en un borrador de proyecto de ley para que las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias previstas para el 8 de agosto se posterguen para el 12 de septiembre y las generales del 24 de octubre se celebren el 14 de noviembre.

“El compromiso del Ministerio fue que mañana mismo presentamos un borrador que corre un mes, un borrador que estuvimos consensuando con el Poder Judicial. Las posibles fechas son el 12 de septiembre y el 14 de noviembre. Con esas fechas ganamos un mes. Hay un proyecto de ley para suspender, ese proyecto no estuvo en discusión”, aseguró De Pedro.

Con este anuncio el Ejecutivo le dio el visto bueno a, tal como había adelantado Infobar, el pedido de la oposición respecto a que la modificación de la fecha de las elecciones sea a través de un proyecto de ley que presente el Frente de Todos.

Consultado sobre los cambios en el sistema electora, el ministro de Interior señaló que “se conversaron esos temas. Lo que tenga que ver con discusiones de modificaciones al sistema electoral, y reforma más profundas tiene que ser discutidas fuera de este calendario electoral. Se mostró una buena volutad de los dos lados para despues de la eleccion costituir una comisión entre el ministerio y el parlamento para mejorar el sistema”.

Por su parte, Massa sostuvo: “Quedamos en hacer una segunda reunión con los bloques de los partidos que no son Juntos por el Cambio: la Izquierda y los partidos provinciales. Lo que pretendemos es buscar un consenso general con garantías de participación democrática. Los políticos tenemos que tener la inteligencia de resolver nuestro problemas sin involucrar a la gente, es una gesto de madurez que la gente espera”.

Asimismo, el Ministro del Interior adelantó que hay un plan para vacunar a los mayores de 60 que participan del armado y del proceso electoral.

Un punto no menor que explicó De Pedro es que la modificación del plazo de las PASO incluyen también los cambios en el resto del cronograma electoral. Esto significa que se “atrasa” un mes el plazo para presentar las listas y los candidatos.

Por el lado de la oposición, el presidente del interbloque de Juntos por el Cambio Mario Negri señaló que fue “una reunión madura. donde planteamos fundamentalmente nustras dudas. Para JxC el cambio de reglas electoral es una tema muy sagrado en la Costitucion y nosotros lo queremos cuidar. El minsitro se comprometió a que el sistema de PASO está vigente”.

“No vinimos a firmar nada hoy, solo a escuchar. Se comprometió el ministro a mandar mañana un borrador de un proyecto para consensuar. Vamos a seguir conversando y vamos a trasladar a la Mesa nacional de JxC la propuesta cuando esté lista, para dar respuesta”, agregó.

“El ministro nos transmitió dos fechas posibles. La PASO sería el 12 de septiembre y las generales el 14 de noviembre”.

El diputado Cristian Ritondo dijo que plantearon “tres propuestas concretas: La boleta única de papel, el ministro nos dijo que el proceso licitatorio ya está lanzado. Planteamos la necesidad de devolver el voto postal de los argentinos en el exterior y que los efectivos de las Fuerzas Armadas que el día de los comicios esté en funciones puedan sufragar en la mesa más cercana”.

Por su parte Juan López explicó que “lo importante para JxC es respetar los procesos y a partir de mañana se presentará el proyecto de ley del oficialismo y ahí sabremos si se cumplen los procesos. Los cambios se hacen por ley, este es el momento para poder tratar una norma así, y esa ley se tendría que votar antes de los primeros días de mayo. Lo que se cambie en los próximos 30 días es lo que se aplique a todos los argentinos durante este año”.

Negri adelantó que el proyecto que enviará el Gobierno “se va a girar a la mesa de Juntos por el Cambio y vamos a tener una reunión.

Del encuentro participaron por el oficialismo, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, el ministro del Interior, Eduardo “Wado” De Pedro, y las diputadas Cecilia Moreau y Cristina Álvarez Rodríguez. Por la oposición están Cristian Ritondo (PRO), Mario Negri (UCR) y Juan Manuel López (Coalición Cívica).

Fuente: INFOBAE

Continuar Leyendo

Política

El Senado convirtió en ley la reforma de Ganancias y el cambio en el Monotributo

La iniciativa que beneficiará a más de 1.267.000 de personas obtuvo su aprobación en la Cámara Alta. Eleva el piso de tributación a 150 mil pesos de salario bruto mensual y fue sancionada con 66 votos a favor y una abstención.

Published

on

El Senado aprobó este jueves por la noche la ley que reforma el impuesto a las Ganancias y lleva el mínimo no imponible a 150 mil pesos mensuales brutos y el cambio en el régimen de monotributo, tras un extenso debate con reproches cruzados, a pesar del consenso alcanzado sobre el tema.
Con 66 votos a favor y una abstención (de Esteban Bullrich, del PRO), la Cámara alta convirtió en ley ambas iniciativas, aunque el punto central del debate fue el tema Ganancias, impulsado por el Gobierno que estima que el nuevo esquema beneficiará a cerca de 1.500.000 trabajadores y alrededor de 400 mil jubilados que actualmente tributan. La nueva norma eleva el mínimo no imponible a 150 mil pesos brutos y, en el caso de los jubilados, comenzará a pagarse a partir de los ocho haberes mínimos y ya no de los seis, al tiempo que contempla nuevas exenciones.

En este punto, deja de estar alcanzado el sueldo anual complementario de quienes ganen hasta 150 mil pesos y también salario que perciban los trabajadores en relación de dependencia en concepto de bono hasta un monto equivalente al 40% de la ganancia no imponible cuando la remuneración bruta no supere los 300 mil pesos mensuales. Además, prorroga hasta el 30 de septiembre de 2021 la exención para las remuneraciones por guardias y horas extras a los profesionales, técnicos auxiliares (gastronomía, maestranza y limpieza) y personal operativo de del sistema de salud y recolectores de residuos en virtud de la emergencia sanitaria. La ley amplía la deducción para cónyuges, al alcanzar a dos personas convivientes que compartan una relación afectiva pública, notoria y estable independientemente del género de ambas, y establece que las asignaciones mensuales y vitalicias de los ex presidentes y vicepresidentes van a estar alcanzadas por el impuesto. El Ministerio de Trabajo estima que alrededor de 1.300.000 trabajadores dejarán de pagar este impuesto y otras 200 mil personas, cuyos ingresos estén entre los 150 mil y los 173 mil pesos, verán reducida la carga tributaria actual a través de una deducción especial.

El debate

A pesar del consenso en torno a la aprobación de la ley, durante el debate el Frente de Todos criticó los resultados económicos de la gestión del ex presidente Mauricio Macri y machacó sobre «el incumplimiento de la promesa de campaña de que nadie iba a pagar el impuesto a las ganancias». Por su parte, la bancada de Juntos por el Cambio calificó el proyecto como «un parche» y un «alivio» frente a la situación económica del país y señaló que beneficia a un sector de la sociedad que no es mayoritario. El cordobés Carlos Caserio (Frente de Todos) sostuvo que «en algunas campañas se prometió la eliminación del impuesto a las ganancias y a pesar de la difícil situación heredada, es el presidente Alberto Fernández quien vino a solucionar este tema». El pamepano Daniel Lovera (Frente de Todos) afirmó que con esta ley «solo van a pagar el 7% de las personas trabajadoras y el 2,4% de las personas jubiladas» y marcó como contraste que «en cuatro años de la gestión anterior las personas alcanzadas pasaron del 10% al 24%, una de cada cuatro pasaron a pagar Ganancias».

A su turno, la mendocina Anabel Fernández Sagasti, negó que la ley sea «un parche» y subrayó: «No es un ‘alivio’ para los que ganan 150 mil pesos como se dijo, es un alivio para los que ganan de 90 mil a 150 mil, porque hoy el piso es 90 mil». «Yo sé que el tema del impuesto a las ganancias es muy caro para Juntos por el Cambio porque fue una estafa electoral y política», agregó la senadora oficialista. El jefe del interbloque Juntos por el Cambio, Luis Naidenoff, remarcó que «42% de los argentinos está en la pobreza» y señaló: «Acompañamos por el alivio, pero cada vez se profundiza más la brecha. Piensen políticas y no un parche con mirada electoral». El riojano Julio Martínez, del mismo bloque, devolvió las críticas al oficialismo al remarcar que en 2007, cuando inició el gobierno de la actual vicepresidenta Cristina Kirchner, 650.000 personas pagaban Ganancias y en 2013 se llegó a tres millones.

«Estamos vistiendo de épica algo que es un alivio, pero para un sector muy chico de la Argentina, para el 5% de los trabajadores que están dentro del 10% de los que más ganan», afirmó a su turno el porteño Martín Lousteau. La cordobesa Laura Rodríguez Machado apuntó que «el Gobierno empezó a bajar un impuesto pero no tiene un programa para bajar la carga tributaria como sí lo tuvo la gestión de Macri». Por otra parte, la nueva ley sobre monotributo apunta a resolver el problema de la actualización surgido de la suspensión del índice de movilidad previsional anterior y a generar un puente para la transición al régimen general. El punto clave de esta iniciativa es que aquellas personas que fueron excluidas del régimen de monotributo en 2019 y 2020 podrán volver si se excedieron en la facturación por hasta el 25% de su escala, pagando una diferencia, mientras que quienes se hayan pasado por arriba de ese 25%, pasarán al régimen general, pero con quitas y reducción de Ganancias y de IVA.

Fuente: AIRE DIGITAL

Continuar Leyendo

Tendencias