Sigamos conectados en Redes Sociales

Policiales

Crimen de Villa Gesell: volvieron a allanar la casa que alquilaron los rugbiers

Published

on

Efectivos policiales volvieron al lugar en busca de prendas de vestir y calzado que aparecen en los videos de las cámaras de seguridad que captaron a los agresores en el momento del ataque a la víctima fatal. Por otra parte, declaró el último detenido por el asesinato.

Los investigadores del crimen de Fernando Báez Sosa, asesinado el sábado pasado a la salida de un boliche en Villa Gesell, allanaron este lunes a la tarde la casa que 10 de los acusados detenidos habían alquilado en esa localidad balnearia en busca de elementos de interés para la causa, informaron fuentes de la pesquisa.
Se trata de una vivienda situada en el Paseo 203, en el barrio Norte de dicha localidad, cerca del histórico pinar local y la cual ya había sido allanada el día del hecho cuando la Policía aprehendió a los diez sospechosos.
Este lunes a la tarde, a partir de las 15, los efectivos policiales junto a personal de la Fiscalía volvieron al lugar en busca de prendas de vestir y calzado que aparecen en los videos de las cámaras de seguridad que captaron a los agresores en el momento del ataque a Báez Sosa (19).
Según explicó un vecino de nombre Sergio, en la casa aún se encontraban los dos autos en los que los acusados habían viajado a Villa Gesell desde la ciudad de Zárate, donde residen, y las pertenencias de cada uno de ellos.
«Se llevaron calzado, ropa y cajas con bebidas, mucha bebida», detalló el vecino y añadió que en el inmueble se hallaba la dueña del mismo tratando de ordenar y limpiar.
Respecto de los vehículos, se estima que podrán ser retirados por los familiares de los detenidos ya que estos iban a pie al momento del crimen y no tuvieron ninguna intervención en el hecho.
Inhumaron los restos del joven
Decenas de familiares, amigos y compañeros del colegio y de la facultad de Fernando Báez Sosa participaron este lunes a la mañana de la inhumación de sus restos en el cementerio de la Chacarita.
En medio de un clima de profundo dolor, los padres de Báez Sosa estuvieron acompañados por la novia de Fernando y decenas de familiares y amigos que concurrieron a la sala Escalada, en la avenida La Plata al 900, en el barrio de Caballito, donde se desarrollaba desde el domingo el velatorio.
Graciela, la madre de la víctima, pidió que «se haga justicia» por su hijo, porque «él no se merecía esto, ni ninguna persona» y dijo que el último mensaje de texto que recibió por parte de su hijo decía «Mamá, te quiero».
En tanto, una prima del joven, Nancy, explicó que la situación «es bastante dura» porque «él era un chico demasiado bueno y tranquilo para que pase lo que pasó», y que «la forma en que se dio es demasiado brutal y triste».
La declaración del último detenido
Pablo Ventura, el último detenido en la ciudad de Zárate por el crimen de Fernando Báez Sosa negó este lunes ante la Justicia haber estado en esa localidad balnearia y dijo que no tuvo nada que ver con el homicidio, mientras que la autopsia determinó que la víctima sufrió un grave traumatismo de cráneo que le provocó la muerte en el acto.
Fuentes judiciales aseguraron que Ventura declaró durante 45 minutos ante la fiscal Verónica Zamboni, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 6 de Villa Gesell, y en su indagatoria relató que estuvo en Zárate durante todo el fin de semana y que conoce a los otros diez detenidos en el marco de la causa porque juegan al rugby en un club de su ciudad y que con alguno de ellos tuvo alguna «diferencia deportiva».
En la misma línea apuntó José María Ventura, padre del imputado, quien estuvo en la puerta fiscalía desde la mañana de este lunes y que la detención de su hijo “no tiene ningún sentido” y confiaba en su pronta liberación.
Las fuentes aseguraron que Ventura dijo que no es rugbier, que practica remo en el Club Náutico de Zárate, que no estuvo en Villa Gesell y que nunca planeó fugarse: el padre explicó que tenían planeado “desde hace tiempo un viaje a Punta del Este”, donde veranean desde hace tres años.
En tanto, los otros diez detenidos por el crimen, todos ellos integrantes del club Arsenal Zárate Rugby y representados por el mismo abogado defensor, Hugo Tomei, se negaron a declarar al ser indagados por el delito de «homicidio agravado por el concurso premeditado por dos o más personas», el cual prevé como única pena la prisión perpetua.
Se trata de Matías Benicelli (20); Ayrton Viollaz (20); Máximo Thomsen (20); Luciano Pertossi (18); Ciro Pertossi (19); Lucas Pertossi (20); Alejo Milanesi (20); Enzo Comelli (19); Juan Pedro Guarino (19) y Blas Cinalli (18).
Según las fuentes, cinco de ellos pasaron la noche en la comisaría 2 de Villa Gesell y otros cinco en la comisaría 1 de Pinamar, donde continuaban alojados, aunque no se descarta que sean trasladados en las próximas horas al penal de Dolores.
Click to comment

Deja tu comentario