Sigamos conectados en Redes Sociales

Policiales

Crimen de Villa Gesell: volvieron a allanar la casa que alquilaron los rugbiers

Publicado hace

|

Efectivos policiales volvieron al lugar en busca de prendas de vestir y calzado que aparecen en los videos de las cámaras de seguridad que captaron a los agresores en el momento del ataque a la víctima fatal. Por otra parte, declaró el último detenido por el asesinato.

Los investigadores del crimen de Fernando Báez Sosa, asesinado el sábado pasado a la salida de un boliche en Villa Gesell, allanaron este lunes a la tarde la casa que 10 de los acusados detenidos habían alquilado en esa localidad balnearia en busca de elementos de interés para la causa, informaron fuentes de la pesquisa.
Se trata de una vivienda situada en el Paseo 203, en el barrio Norte de dicha localidad, cerca del histórico pinar local y la cual ya había sido allanada el día del hecho cuando la Policía aprehendió a los diez sospechosos.
Este lunes a la tarde, a partir de las 15, los efectivos policiales junto a personal de la Fiscalía volvieron al lugar en busca de prendas de vestir y calzado que aparecen en los videos de las cámaras de seguridad que captaron a los agresores en el momento del ataque a Báez Sosa (19).
Según explicó un vecino de nombre Sergio, en la casa aún se encontraban los dos autos en los que los acusados habían viajado a Villa Gesell desde la ciudad de Zárate, donde residen, y las pertenencias de cada uno de ellos.
«Se llevaron calzado, ropa y cajas con bebidas, mucha bebida», detalló el vecino y añadió que en el inmueble se hallaba la dueña del mismo tratando de ordenar y limpiar.
Respecto de los vehículos, se estima que podrán ser retirados por los familiares de los detenidos ya que estos iban a pie al momento del crimen y no tuvieron ninguna intervención en el hecho.
Inhumaron los restos del joven
Decenas de familiares, amigos y compañeros del colegio y de la facultad de Fernando Báez Sosa participaron este lunes a la mañana de la inhumación de sus restos en el cementerio de la Chacarita.
En medio de un clima de profundo dolor, los padres de Báez Sosa estuvieron acompañados por la novia de Fernando y decenas de familiares y amigos que concurrieron a la sala Escalada, en la avenida La Plata al 900, en el barrio de Caballito, donde se desarrollaba desde el domingo el velatorio.
Graciela, la madre de la víctima, pidió que «se haga justicia» por su hijo, porque «él no se merecía esto, ni ninguna persona» y dijo que el último mensaje de texto que recibió por parte de su hijo decía «Mamá, te quiero».
En tanto, una prima del joven, Nancy, explicó que la situación «es bastante dura» porque «él era un chico demasiado bueno y tranquilo para que pase lo que pasó», y que «la forma en que se dio es demasiado brutal y triste».
La declaración del último detenido
Pablo Ventura, el último detenido en la ciudad de Zárate por el crimen de Fernando Báez Sosa negó este lunes ante la Justicia haber estado en esa localidad balnearia y dijo que no tuvo nada que ver con el homicidio, mientras que la autopsia determinó que la víctima sufrió un grave traumatismo de cráneo que le provocó la muerte en el acto.
Fuentes judiciales aseguraron que Ventura declaró durante 45 minutos ante la fiscal Verónica Zamboni, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 6 de Villa Gesell, y en su indagatoria relató que estuvo en Zárate durante todo el fin de semana y que conoce a los otros diez detenidos en el marco de la causa porque juegan al rugby en un club de su ciudad y que con alguno de ellos tuvo alguna «diferencia deportiva».
En la misma línea apuntó José María Ventura, padre del imputado, quien estuvo en la puerta fiscalía desde la mañana de este lunes y que la detención de su hijo “no tiene ningún sentido” y confiaba en su pronta liberación.
Las fuentes aseguraron que Ventura dijo que no es rugbier, que practica remo en el Club Náutico de Zárate, que no estuvo en Villa Gesell y que nunca planeó fugarse: el padre explicó que tenían planeado “desde hace tiempo un viaje a Punta del Este”, donde veranean desde hace tres años.
En tanto, los otros diez detenidos por el crimen, todos ellos integrantes del club Arsenal Zárate Rugby y representados por el mismo abogado defensor, Hugo Tomei, se negaron a declarar al ser indagados por el delito de «homicidio agravado por el concurso premeditado por dos o más personas», el cual prevé como única pena la prisión perpetua.
Se trata de Matías Benicelli (20); Ayrton Viollaz (20); Máximo Thomsen (20); Luciano Pertossi (18); Ciro Pertossi (19); Lucas Pertossi (20); Alejo Milanesi (20); Enzo Comelli (19); Juan Pedro Guarino (19) y Blas Cinalli (18).
Según las fuentes, cinco de ellos pasaron la noche en la comisaría 2 de Villa Gesell y otros cinco en la comisaría 1 de Pinamar, donde continuaban alojados, aunque no se descarta que sean trasladados en las próximas horas al penal de Dolores.
Comentar esta noticia

Deja un comentario

Policiales

Muerte y misterio en Marcelino Escalada: ¿qué pasó con Priscila y Ariel?

Los cuerpos de los dos adolescentes de 16 y 19 años fueron encontrados en una cava cercana a la pequeña localidad. Los investigadores no descartan ninguna hipótesis.

Published

on

El hallazgo de los cadáveres de una pareja de novios de 16 y 19 años generó conmoción el la pequeña localidad santafesina de Marcelino Escalada, que no encuentra consuelo ni respuestas. Priscila Arce y Ariel Andrada se fueron de sus casas el sábado 10 de abril, y a las pocas horas sus cuerpos sin vida fueron encontrados en una cava cercana al pueblo.

Los investigadores intentan reconstruir las últimas horas de los adolescentes y determinar los motivos que los llevaron a la muerte. La familia de Priscila denunció su desaparición el pasado sábado, cuando pasaba el tiempo y no tenían novedades de la joven.

La denuncia por el pedido de paradero fue notificada al fiscal del departamento San Justo, Guillermo Persello, quien coordinó las tareas de rastrillaje junto con el personal de la Agencia de Investigación Criminal, los bomberos de la zona y los buzos tácticos.

El domingo por la mañana, uno de los perros detectó un rastro que los llevó hasta la cava de un basural ubicado en inmediaciones de Marcelino Escalada, a unos 700 metros de la ruta 11. En ese mismo lugar se detectaron algunas pertenencias de ambos jóvenes.

Inmediatamente comenzó la requisa en la zona, y se pudo advertir que algo asomaba en la superficie de la cava: era el cuerpo de Priscila. Sobre Ariel aún no había novedades, si bien los investigadores sospechaban que podía encontrarse en el mismo lugar.

La familia de la joven cuestionó esta tarea, por considerar que dejaban de lado la posibilidad de que el muchacho pudiera haber agredido a su novia y para luego darse a la fuga. Es importante aclarar que, por normativa de la Fiscalía General, siempre que se encuentra el cuerpo sin vida de una mujer se investiga como posible femicidio, si bien no se desacartan tampoco otras hipótesis.

A primera hora de este lunes, cuando aún se desconocía el paradero de Ariel, el abogado que representa a la familia de Priscila, Martín Montegrosso, brindó una entrevista en Creo, con José Curiotto, para transmitir la preocupación de la familia de la joven, y dio detalles sobre las posibles hipótesis que maneja la Fiscalía.

En el caso de Ariel y Priscila será fundamental para reconstruir lo ocurrido el resultado de autopsia y análisis complementarios de ambos cuerpos, como también las pericias a los teléfonos celulares y los testimonios de allegados que puedan echar luz sobre posibles problemas existentes en la pareja, o con terceros.

A pocas horas del hallazgo de los cadáveres de ambos, aún se desconoce el motivo y la mecánica de la muerte, si hubo participación de un tercero, si fueron víctimas de un doble homicidio en otro lugar e intentaron ocultarlos en ese lugar. En estas primeras horas de investigación, los pesquisas no descartan ninguna hipótesis.

Información oficial

El fiscal Guillermo Persello brindó una conferencia de prensa esta mañana y brindó las escasas precisiones con las que se cuentan hasta el momento. El informe preliminar de la autopsia practicada al cuerpo de Priscila anticipa que la causa de muerte fue asfixia por sumersión (ahogamiento), y no presenta lesiones visibles en ninguna parte del cuerpo.

En tanto, el médico policial revisó el cadáver del muchacho esta mañana en el lugar, cuando lograron rescatarlo de la cava, y adelantó que tampoco presentaba lesiones visibles ni traumatismos. «A priori no parece que haya existido una situación de violencia, en la pareja tampoco nada hace presumir que haya existido violencia entre ellos», sostuvo Persello.

En relación a las características del lugar, el fiscal explicó que había muchas bolsas de residuos acumuladas, y que en algunos sectores la profundidad de la cava alcanzaba los tres metros de profundidad.

Fuente: AIRE DIGITAL

Continuar Leyendo

Policiales

Femicidio de Marcela Maydana: la golpearon en el cráneo con un elemento punzante

El fiscal Torres expuso la evidencia que vincula a un contador de 65 años con el crimen de la mujer. Se presume que el femicidio fue entre el sábado a la noche y el domingo a la madrugada.

Published

on

Un contador de 65 años identificado como César Oscar Pérez quedó en prisión preventiva este sábado por la mañana, imputado como autor del femicidio de Marcela Maydana. En la audiencia, el fiscal de homicidios Martín Torres brindó detalles de los elementos que permiten atribuirle el crimen a Pérez.
La audiencia se desarrolló en la sala 1 del subsuelo de tribunales ante el juez Nicolás Falkenberg, y el pedido de prisión contó con el aval de la defensora particular del imputado, Silvia Doldán. Pérez fue imputado como autor de homicidio doblemente calificado, por el vínculo y por mediar violencia de género -femicidio.

Elemento punzante

Torres sostuvo que el femicidio de Marcela tuvo lugar entre las 22:30 del sábado 3 de abril, y las primeras horas del domingo 4, en el dormitorio de la vivienda del imputado, ubicada en calle Mitre al 1500 de la ciudad de Recreo. Se presume que el hombre agredió a Maydana con un elemento punzante, “tipo pico de albañil”, y le propinó dos golpes en el cráneo que le ocasionaron la muerte: una a la altura del pabellón auricular, la otra en una de las mejillas. Una vez cometido el ataque, Pérez cargó el cuerpo ya sin vida de la mujer en uno de sus automóviles y lo descartó en un zanjón de un descampado, donde fue encontrado el miércoles 7 de abril, cerca de las 20 hs. El fiscal sostuvo que las muestras de rastros biológicos detectados con luminol, tanto en la vivienda como en baúl del auto Volskwagen Passat permiten presumir la mecánica del crimen. Al finalizar la audiencia, Torres sostuvo a través del móvil en tribunales que se secuestraron varios objetos que podrían haberse utilizado para cometer el femicidio, y que serán sometidos a pericias. Del mismo modo fueron secuestrados cuatro teléfonos celulares, una computadora y un pendrive que también deben ser analizados.

Violencia de género

La Fiscalía sostuvo que el ataque a Marcela Maydana fue cometido en un contexto de violencia de género, en el cual Pérez realizó un hostigamiento permanente sobre la mujer, coartando su libertad. Si bien no se registraron situaciones de violencia física previas, sí se configura una violencia psicológica que generó entre ambos una relación de poder desigual. Torres explicó en diálogo con la prensa que aún no lograron determinar cómo y por qué Marcela estaba en casa de Pérez esa noche; hasta el momento se sabe que la mujer salió de su casa y dijo “ya vengo”, y se llevó consigo el DNI y el teléfono celular. Hasta el momento el teléfono de Marcela permanece desaparecido. En tanto, la familia de Marcela es representada por el abogado Raúl Sánchez Lucumberri, quien presenció la audiencia. Al finalizar, el letrado destacó el trabajo realizado por la Fiscalía desde que los allegado de la mujer denunciaron su desaparición, y dio detalles del vínculo que la víctima mantuvo con el imputado. Sánchez Lucumberri sostuvo que fueron pareja durante 5 años y que, cuando Marcela quiso terminar la relación, «el hombre no entendió que no es no, como pasa con muchos femicidas».

Fuente: AIRE DIGITAL

Continuar Leyendo

Policiales

El acusado de asesinar a Úrsula se negó a declarar y quedó preso

Matías Martínez debía declarar este viernes a la mañana por el femicidio de Úrsula Bahillo pero se negó a hacerlo. La Justicia resolvió que permanezca detenido en el penal de Junín. Está imputado por el delito de «femicidio agravado por premeditación y alevosía».

Published

on

Matías Ezequiel Martínez, el policía detenido por el femicidio de Úrsula Bahillo, cometido el lunes último en la ciudad bonaerense de Rojas, se negó esta mañana a declarar ante la Justicia, que dispuso que quede alojado en el penal de Junín, informaron fuentes judiciales.
La diligencia se llevó a cabo esta mañana y culminó a las 8.30 en fiscalía descentralizada de la ciudad de Chacabuco, lugar elegido y que se mantuvo en reserva, para evitar escraches y disturbios. Allí, Martínez (25) se negó a declarar ante el fiscal Sergio Terrón, quien le imputa el delito de «femicidio agravado por premeditación y alevosía», en los términos del artículo 80, incisos 2 y 11 del Código Penal, que prevé como pena única la prisión perpetua.

“El encartado, que contó con la asistencia de Defensor Oficial, hizo uso del derecho de abstenerse de declarar”, informó la Fiscalía General de Junín en un comunicado.

La fiscalía también reveló que “se dispuso el alojamiento de Martínez en una Unidad Penitenciaria de la ciudad de Junín”.

El femicidio

Úrsula fue hallada el lunes cerca de las 20.30 asesinada a puñaladas entre unos pastizales en un campo ubicado a la altura del paraje Guido Spano, a unos 13 kilómetros de Rojas, en el noroeste de la provincia de Buenos Aires, y, en ese mismo lugar, la policía apresó a Martínez, quien se habría auto provocado las lesiones que presentaba. A través de cámaras de seguridad, los investigadores establecieron que la joven había dejado su moto en la puerta de un quiosco al que ingresó y que, al salir, lo hizo caminando, tras lo cual aún no pudo determinarse el rumbo que tomó y en qué circunstancias fue abordada por el policía, quien esa noche se desplazaba en su auto, un Peugeot 307.

El femicidio fue descubierto tras un alerta al 911 de un tío del propio imputado, quien refirió que creía que su sobrino había matado a una joven porque éste le confesó en un llamado que «se había mandado una cagada». Al llegar al lugar, la Policía encontró a la chica asesinada y al agresor malherido, ya que después del crimen se clavó el arma homicida en el abdomen, adentro de su auto. Martínez intentó escapar a pie por los pastizales, pero fue reducido y quedó apresado. La autopsia determinó que la joven fue asesinada de 15 puñaladas en la espalda, el torso y el cuello con un cuchillo de carnicería hallado en la escena del crimen.

Úrsula había denunciado en varias oportunidades a Martínez por amenazas y violencia de género e incluso el policía tenía una medida de restricción perimetral que había violado dos días antes del crimen. Además de la denuncias en su contra por parte de Úrsula, el oficial tenía tres sumarios en curso en Asuntos Internos, uno de ellos por amenazar a una superior diciéndole: «Si me trasladan, tiro una bomba».

Fuente: AIRE DIGITAL

Continuar Leyendo

Tendencias