Sigamos conectados en Redes Sociales

Policiales

Crimen de Villa Gesell: joven excarcelado demandará a quien lo incriminó

Published

on

El abogado de Pablo Ventura, mencionado por uno de los rugbiers y detenido pero luego liberado, advirtió que iniciarán acciones legales por daños y perjuicios

El defensor de Pablo Ventura, quien fue excarcelado en el marco de la causa por el homicidio de Fernando Báez Sosa en la ciudad de Villa Gesell, dijo este miércoles que en caso de confirmar que quien involucró en el crimen al joven fue uno de los diez rugbiers acusados que aún están detenidos, se iniciarán acciones legales en su contra.
Jorge Santoro, representante legal del remero que fue detenido en Zárate por el asesinato y liberado cuatro días después en la localidad balnearia, dijo que “si se puede confirmar que alguno de los imputados lo mencionó y eso desembocó en su detención, se iniciarán las acciones civiles que correspondan”.
“Una vez que tengamos confirmada la libertad de Pablo por parte de la fiscal, ya libre de culpa y cargo y desvinculado del caso, y de confirmar las versiones que indicaban que uno de ellos lo mencionó, vamos a accionar civilmente por daños y perjuicios por afectación a la dignidad”, aseguró Santoro a Télam.
El abogado dijo que “parece que era una costumbre que cada vez que pasaba algo en Zárate ellos decían que «fue Pablito Ventura», lo que es una locura”.
El padre del joven, José María Ventura, dijo que “el daño que le han hecho a Pablo no tiene nombre y el que lo haya involucrado porque sí, lo va a tener que pagar”.
Ventura fue detenido en su casa de Zárate más de 12 horas después del crimen, por su presunta participación en el ataque Báez Sosa frente al boliche Le Brique, el sábado último, pero tras el análisis de las pruebas aportadas por su defensa, la fiscal Verónica Zamboni, titular de la Unidad Funcional de Instrucción 6 local, pidió el cese de su detención en la Delegación Departamental de Investigaciones gesellina.

«Ninguna situación de odio»

Pablo Ventura, el joven liberado anoche tras permanecer cuatro días preso por el crimen de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell, aseguró hoy que vivió un «momento muy difícil» por ser acusado del homicidio pero que no siente «ninguna situación de odio» hacia los 10 rugbiers que siguen detenidos y que, se sospecha, lo involucraron en el caso.
«Estoy bien, me siento mejor, por suerte», dijo este mediodía el joven de 21 años y oriundo de Zárate a la prensa desde la puerta del hotel gesellino en el que se aloja junto a su padre tras haber sido excarcelado de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) local por orden del juez de Garantías de Dolores, David Mancinelli
Click to comment

Deja tu comentario